Industria 4.0: la era de la empresa inteligente

empresas inteligentes

En los últimos tiempos se ha escuchado bastante el concepto de la Industria 4.0. Este término fue acuñado en Alemania y hace referencia a la interconexión de todas las partes de una empresa, con el propósito de alcanzar una automatización efectiva y, en suma, una empresa más inteligente.

Servicios digitalizados

Con la Industria 4.0, todos los servicios de la empresa se encuentran digitalizados y se produce una unión entre la parte virtual y la real, es decir, se usan las nuevas tecnologías en todos los procesos de la empresa, con el propósito de hacerla más eficiente y de acorde con las nuevas exigencias del mercado.

El proceso para implementar la digitalización en las empresas es todo un reto en muchos países. Por ejemplo, en España el 70 % de las compañías se encuentran en una etapa baja o media de implementación, mientras que solo el 30 % está en un nivel avanzado.

Automatización de tareas

La nueva industria permite automatizar todas las actividades, y esto resulta fundamental en las grandes compañías, pues se puede interconectar las unidades de producción, crear redes de producción digital y emplear los recursos de una forma más eficiente.

Otra de las ventajas es la optimización de los niveles de calidad. Si tenemos más eficiencia en las tareas dentro de la empresa, también habrá una disminución en los costes. La automatización de los procesos implica menos recursos humanos para la supervisión, por lo que también habrá menos errores y una importante reducción en pago de salarios.

Alto nivel de seguridad

Por otra parte, hay una mayor seguridad al personal, pues este no estará expuesto a tantos procesos productivos peligrosos. La reducción de gastos permitirá impulsar la competitividad de la empresa, lo cual hará que esta pueda ofrecer mejores respuestas a las necesidades del mercado.

No obstante, la incorporación de toda esta tecnología a la empresa también trae consigo algunos inconvenientes o desventajas. En primer lugar, debemos considerar que la tecnología siempre está en evolución y muchas empresas no están preparadas para esos cambios. Por otra parte, el coste inicial de inversión suele ser bastante alto, aunque tenemos siempre la posibilidad de recuperarla a mediano o a largo plazo.

Profesionales capacitados

Asimismo, se necesita personal especializado para controlar la automatización de los procesos dentro de la empresa. Este debe solucionar los problemas que se susciten dentro de los procesos y afecten los resultados. De igual modo, se necesita mantener actualizada la tecnología.

Para la automatización de procesos, la tecnología se encargará de la generación de base de datos, contabilidad, distribución de contenidos, entre otras. Además del personal, se requerirá un ordenador o dispositivo desde donde se manejen los procesos. No obstante, la conectividad entre los distintos aparatos se realiza desde un servidor.

De acuerdo con el especialista de REVIEWBOX, Alejandro González, para empresas de ingeniería, arquitectura, medicina, etc., se emplean los workstation, los cuales ofrecen rendimientos mayores al de un ordenador convencional. “Los workstation cuentan con procesadores más potentes y mayor memoria RAM que una PC tradicional. Además, el hardware está configurado para el uso de aplicaciones específicas. Por estas prestaciones, su precio es más elevado”, sostiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *