¿Cuándo se puede reparar una caja de cambios automática?

Cada vez es más común acudir a un taller a reparar caja de cambios automática, pues son muchos los coches que ya las llevan y en las casas oficiales suelen dar unos presupuestos desorbitados, tanto que a veces no merece la pena realizar la intervención.

Por suerte, ya existen varios talleres especializados en España, los cuales pueden arreglar estas cajas, haciendo que un presupuesto pase de los 5000 euros que suelen pedir en un concesionario a los 1500 que vale de media esta reparación.

Hay varias ocasiones en las que una caja se puede arreglar

Que una caja automática deje de funcionar no significa que haya que cambiarla por una nueva o una de desguace, puesto que en un taller de coches de alta gama pueden dejarla en perfecto estado.

Cuando hay una falta de mantenimiento

Hay mucha polémica sobre el mantenimiento de las cajas de cambios, que llevan un aceite que algunas marcas dicen que es para toda la vida, algo que es falso.

En muchas ocasiones, el mal funcionamiento de este tipo de cambio se debe a que el aceite no se ha sustituido y ha perdido sus propiedades, por lo que la caja no va bien.

De hecho, es posible que la reparación sea tan sencilla como hacer una pequeña revisión y colocar un aceite nuevo.

Si la avería no es de la caja

Nuestros coches están llenos de sensores y en el momento en el que uno falla, suele afectar a una o varias partes del vehículo.

No es raro que a los especialistas en cajas automáticas les lleguen clientes cuyo cambio no va bien y cuando diagnostican el fallo se dan cuenta de que a la caja no le pasa nada, sino que el error viene por el mal funcionamiento de otra parte del vehículo.

Al presentar fallos eléctricos

Debemos olvidar la imagen que tenemos de una caja de cambios manual, en la que solo hay piezas mecánicas, puesto que en las automáticas hay componentes eléctricos que pueden fallar.

Por eso, es muy importante llevar el coche al taller adecuado, pues no en todos tienen los conocimientos suficientes sobre los cambios automáticos y pueden plantearnos una sustitución cuando lo único necesario es cambiar algún componente eléctrico.

En el caso de que existan holguras o agarrotamientos

Aunque tienen electrónica, los elementos mecánicos son los que permiten que el coche funcione y se desgastan por el uso o por un mantenimiento deficiente.

Eso hace que aparezcan holguras, que algunas piezas se agarroten y que puedan ir apareciendo virutas de metal, las cuales se suelen apreciar dentro del aceite de la caja, cuando se extrae.

La reparación casi siempre es posible, pues los mecánicos especializados pueden cambiar las piezas deterioradas por unas nuevas, dejando el cambio como el primer día.

Si miramos una caja automática desmontada, veremos que los especialistas se asemejan más a relojeros de precisión que a mecánicos, de forma que pueden reparar cualquier cosa si el problema no se ha extendido en el tiempo, deteriorando la caja hasta hacerla inservible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.