Qué es ser agente inmobiliario

Un agente inmobiliario, también conocido como asesor comercial, es aquel profesional que se encarga de la gestión, asesoramiento y mediación de las operaciones inmobiliarias vinculadas con el alquiler, compraventa, intercambio o cesión de propiedades.

El trabajo agente inmobiliario se basa en un análisis exhaustivo del mercado, para cada propiedad. Los mejores asesores comerciales inmobiliarios deben tener conocimientos sólidos en el área comercial, de la gestión inmobiliaria y de la negociación.

En este artículo vamos a hablar sobre los agentes inmobiliarios y la importancia de sus funciones.

Si quieres saber más sobre los profesionales de los inmuebles, sigue leyendo.

¿Qué actividades realiza un asesor inmobiliario en su día a día?

Entre las funciones más importantes de un agente comercial inmobiliario podemos encontrar:

  • Arreglar la propiedad para las visitas (home staging).
  • Registro fotográfico de todo el inmueble.
  • Realizar vídeos de la propiedad.
  • Para cada inmueble deben hacer un tour virtual para las demás inmobiliarias.
  • Crear un website para la inmobiliaria.
  • Hacer publicaciones online sobre el inmueble en la página web comercial, previamente optimizada para SEO.
  • Revisar la documentación del inmueble.
  • Dar de alta la propiedad en CRM inmobiliario.
  • Solucionar incidentes, en caso de existir alguno.

Otras funciones:

  • Recibir las solicitudes de los usuarios interesados.
  • Contestar las dudas e inquietudes de los futuros clientes.
  • Programar y atender las visitas.
  • Negociar el precio.
  • Redactar el contrato de compraventa, alquiler, intercambio o cesión de propiedades.
  • Llevar la documentación del inmueble a la notaria.
  • Ayudar al comprador con la financiación.
  • Asistir en el momento de la firma.
  • Líquida los impuestos.
  • Realiza cambios de nombres en las titularidades, etc.

Las 3 funciones esenciales que un agente inmobiliario debe cumplir

Funciones de gestor

Un asesor comercial inmobiliario tiene una enorme responsabilidad, sobre todo por la gran cantidad de papeleo necesario.

Estos expertos en bienes están capacitados para ofertar, preparar contratos, gestionar los anuncios publicitarios en los distintos portales inmobiliarios gratuitos y de pago, detallar y saber vender las propiedades, entre otros.

Para estas gestiones no se necesita tener conocimientos técnicos y específicos, aunque conviene conocer lo básico sobre del tema, como por ejemplo sobre impuestos de la vivienda, dominar la terminología para redactar contratos de alquiler o de compra venta, conocer la ley de arrendamientos urbanos, derechos y deberes de los propietarios, etc.

En definitiva, saber qué es legal y qué no. Además de todas estas gestiones, un asesor inmobiliario también tendrá que gestionar las citas. Afortunadamente, los avances tecnológicos han facilitado enormemente las tareas relacionadas con la gestión del cliente.

Un ejemplo son los asesores inmobiliarios de REMAX, que prestan un servicio óptimo de atención al cliente. Gracias a su software inmobiliario integral, los agentes pueden saber exactamente qué buscan los clientes.

Funciones comerciales

No sólo el papeleo ocupa gran parte del tiempo que demanda este tipo de negocio.

Las visitas a los inmuebles y el trato con los futuros clientes, puede suponer hasta un 70% de su jornada laboral.

La planificación es esencial para optimizar cada salida. En muchas ocasiones, se debe priorizar la negociación, ya que, sin visitas no habrán ventas.

El home staging es la técnica adecuada para conseguir visitas de forma eficiente. Según los expertos, este método reduce los recortes en las negociaciones hasta un 15%.

Funciones de negociador

El proceso de negociación es todo un arte. Para ser consciente de que es ser agente inmobiliario eficiente, cualificado, empático y exitoso, es necesario tener en cuenta que estos profesionales deben conocer y poner en práctica las siguientes técnicas de venta:

  • Modelo CIMA de venta inmobiliaria
  • Plan SPIN: situación, problema, implicación y beneficio
  • Método AIDA aplicado al sector inmobiliario.

Asimismo, es fundamental que un agente inmobiliario sea empático, sepa identificar los problemas de sus clientes y pueda ofrecer soluciones rápidas, seguras y fiables.

Además, un asesor inmobiliario debe tener presente que el proceso de negociación no es un campo de batalla. En una negociación todos los involucrados deberán tener la sensación, una vez terminada la negociación, de que han obtenido beneficios.

En otro orden de ideas, es muy recomendable que un agente inmobiliario trabaje desde el primer momento su imagen y lenguaje corporal. Estos aspectos favorecerán el proceso y generarán una buena impresión a los potenciales clientes.

Podemos decir que, un agente inmobiliario es un asociado independiente, un emprendedor experto de los inmuebles, que se afilia a una oficina para desarrollar su actividad de forma más eficiente y con los recursos más avanzados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.