¿Qué deben tener en cuenta las empresas para tener control financiero sobre el flujo de caja?

Conocer el modo en el que funcionan las operaciones que regulan la entrada y salida de dinero de una empresa no suele ser tan sencillo como parece a primera vista. Estas operaciones, sometidas a un análisis básico, pueden aportar una importante información sobre el nivel de solvencia de una empresa, pero examinadas y trabajadas en profundidad pueden cambiar considerablemente el rumbo del negocio.

Para conseguir este objetivo de control financiero sobre el flujo de caja hay dos cuestiones que son fundamentales: la previsión y la gestión de la tesorería, entendiendo la previsión como paso previo a una gestión más beneficiosa.

Actualmente, existen numerosas plataformas que ayudan a las empresas a conseguir el objetivo de activar su liquidez, a partir de los factores que éstas deben tener en cuenta a la hora de abordar la cuestión de la previsión. Es precisamente esto lo que se ha convertido en toda una prioridad tras la situación económica devastadora que se desencadenó en 2020, cuando la crisis económica invalidó los análisis previos a la misma y emborronó las previsiones que las empresas habían realizado hasta el momento.

Entre las funciones que estas plataformas prestan a las empresas se encuentran:

Conseguir previsiones más precisas en materia de tesorería

Como anunciamos, el primer paso para el control financiero sobre el flujo de caja pasa por la previsión. A este respecto, las mejores plataformas expertas en el sector, como Kyriba, ofrecen circuitos de retroalimentación que permiten detectar, entre los análisis de posibles desviaciones, las previsiones más flexibles, lo que permite que la empresa pueda reorientar sus objetivos para la tesorería. Esta medida, junto con la mejora de la visibilidad del flujo de caja, suponen dos herramientas fundamentales a la hora de completar las tareas de previsión.

Conseguir una mejora de la visibilidad de su flujo de caja

Conseguir una mejora de la visibilidad de su flujo de caja, permite a una empresa obtener una visión global de la liquidez, lo que a día de hoy supone un proceso tan complicado como interesante. La tecnología suele actuar como un buen aliado en estos casos, por lo que muchas de estas plataformas, como es el caso de Kyriba, se encargan de facilitar las conexiones con los bancos a partir de redes SWITF, host-to-host y redes regionales. De esta manera, queda automatizada la conectividad bancaria entre las empresas y los bancos y, dado el caso, es posible controlar el riesgo cambiario en la gestión de divisas.

El resultado: la toma de mejores decisiones.

Con los riesgos evaluados y la conexión automatizada con las entidades bancarias, la activación de la liquidez de las empresas se convierte, de inmediato, en un proyecto mucho más manejable.

Al final, la visibilidad en tiempo real de la situación de caja y la supervisión en tiempo real de las previsiones de caja deben constituir los pilares fundamentales sobre los que se asienten las tareas de previsión de tesorería. Estas dos funciones, precisamente, son para lo que trabaja directamente el servicio prestado por este tipo de plataformas, que hacen posible el mantenimiento a través de la nube, del software y la infraestructura necesaria para llevarlas a cabo de manera automática.

Tras la crisis, muchas son las empresas que se han decidido a optar por este tipo de vías a la hora de impulsar el control de su flujo de caja obteniendo resultados más que favorables, por lo que es recomendable tenerlas en cuenta si queremos reorientar el futuro económico de nuestra empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.