¿Para qué necesitamos a un abogado?

Existe una gran cantidad de leyes en todos los ámbitos que se rectifican, se modifican, o se derogan de forma continua. Pero el desconocimiento no nos exime de su cumplimento.

Para evitar litigios y conflictos legales, que en un futuro puedan acabar el largos y costosos juicios, necesitamos la ayuda de un equipo de profesionales expertos que ofrezca soluciones eficientes y justas.

Tanto para la defensa de nuestros intereses como para asesoramiento desde la legislación vigente, las empresas, pero también las personas físicas debemos contar con la ayuda de expertos.

¿Cómo encuentro a mi abogado?

Los bufetes de abogados, están formados por juristas y letrados especializados, dispuestos a ayudar en todo momento, en cuestiones específicas de servicios de asesoría o consultoría jurídica.

Para dar con profesionales experimentados, Escobar y Sánchez abogados Sevilla es un referente a tener en cuenta.

Aquí se encuentra uno de los mejores bufetes, Escobar y Sánchez, con más de 20 años en el mercado. Cuentan con un equipo multidisciplinar y experto que ofrecen soluciones integrales, eficientes y con garantías de calidad.

Especialización

Uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir a un profesional que te represente es su especialización y su experiencia para ofrecerte un asesoramiento personalizado y adecuado a lo que las circunstancias requieren en cada caso.

La reputación juega un papel fundamental. Esto se puede investigar en la misma página web del profesional o de su bufete, así como comprobando las reseñas y opiniones de sus clientes anteriores.

Según las necesidades, la investigación debe ser más o menos exhaustiva.

Comunicación

Otro punto a considerar es su capacidad de análisis del detalle y de comunicación.

El profesional que pretenda ser portavoz de tus intereses deberá interpretar con rapidez las circunstancias, argumentos y demás elementos que afecten tus intereses.

Un abogado debe elaborar respuestas elocuentes y rápidas.

Habilidades personales

Al pensar en contratar un abogado para ayudarte a ti o a tu empresa, otro aspecto clave es analizar su disposición y compromiso con tu caso.

Además de guiar antes, durante el proceso también deberá estar dispuestos a asesorarte después para prevenir posibles litigios.

Dicha labor representa un nivel de compromiso singular que genera un valor añadido a la relación profesional.

Especialidades

Derecho de familia

Con la experiencia, delicadeza, la discreción y la pericia de unos buenos abogados divorcios, separaciones de bienes, conciliaciones, acogimientos, adopciones, y un largo etc. de casos que implican relaciones personales y patrimoniales de una familia y terceros, pueden resultar exitosas y más llevaderas.

Es muy importante el asesoramiento continuo de un profesional experimentado en una rama tan específica

Derecho mercantil

El derecho mercantil regula el ejercicio y el desarrollo de actividades mercantiles y comerciales, según se especifica en el Código de Comercio.

Un abogado mercantil puede guiarte y acompañarte para la constitución de una sociedad, ampliaciones de capital, reclamaciones por impagos, propiedad industrial, actas, fusión o escisión de Sociedades, Liquidaciones y concurso de Acreedores, firmar un pagaré o reclamar una deuda documentada y un largo etc. relacionado.

Derecho laboral

El derecho laboral engloba aquellas normas jurídicas que garantizan el cumplimiento de las obligaciones de las partes que intervienen en una relación de trabajo.

En cualquier organización es de vital importancia contar con un departamento legal en una revisar y actualizar constantemente la normativa aplicable.

Contratos de trabajo, indemnizaciones por despidos, acoso o discriminación, solicitudes y reclamaciones, temas relacionados con las inspecciones, negociaciones, reclamaciones, excedencias, jubilaciones, PRL, etc. son solo algunos de los trámites de los que se pueden encargar los abogados laboralistas.

Reclamaciones bancarias

Para eliminar la cláusula suelo de la hipoteca y el abono de los intereses correspondientes, un bufete de abogados puede ayudarte negociando y llevando su caso ante los tribunales frente al banco o la respectiva entidad.

Derecho penal

El derecho penal es el instrumento de mayor peso y se encarga de prohibir y castigar ciertas conductas que pongan en peligro los bienes jurídicos protegidos (defensas en juicios, delitos de tráfico, delitos varios como homicidios, asesinatos, consumo o tráfico de drogas, hurtos, etc.)

Tanto para la defensa como para la acusación, dada la gravedad de los actos y las posibles consecuencias, es fundamental un buen abogado.

Derecho administrativo y contencioso

Incluso la acción más simple y cotidiana está regulada por la legislación. Y es que en cualquier circunstancia pueden surgir conflictos que no siempre se pueden solucionar mediante un acuerdo rápido.

Los abogados especializados en derecho administrativo y contencioso se encargan de situaciones de lo más diversas y curiosas para que tanto las empresas como particulares encuentren la salida más beneficiosa y la dirección adecuada a situaciones que plantea la Administración.

Derecho civil

El derecho civil regula las relaciones patrimoniales o personales entre personas físicas o personas jurídicas para preservar los intereses de los individuos. Esta rama del derecho engloba multitud de casos y de situaciones que no tienen una regulación específica y se han de aplicar normas supletorias.

Los abogados derecho civil, son especialistas en temas como contratos, sucesiones, propiedad horizontal o intelectual, personas jurídicas, accidentes de tráfico y obtención de indemnizaciones, embargos, trámites, declaración de incapacidad, de ausencia o defunción, reclamaciones, etc.

Un abogado no sólo es necesario para asuntos conflictivos y graves. También podrás optar por sus servicios simplemente para acelerar determinados trámites que nos urge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.