La sensibilización medioambiental, clave para las empresas

Una estrategia que ha de ser más que una declaración de intenciones

Todo comienza por el envoltorio. La idea es reducir progresivamente el impacto medioambiental que causan las empresas y una forma de emprendimiento ejemplar es hacerlo empezando por los embalajes ecológicos reduciendo el uso de tintas, utilizando cartón reciclado que además sea compostable, biodegradable e hidrosoluble, empleando sólo materiales sostenibles. Para las empresas es vital tener esa imagen de concienciación y sensibilización de cara al cliente.

Hay empresas como por ejemplo Coplasem (un caso muy claro de compromiso ambiental) que ofrecen ya esas soluciones de embalaje sostenible para industria en forma de sacos, bolsas, plásticos retráctiles, embalaje de protección o palets para que las empresas puedan realizar esa transformación hacia una sostenibilidad en todos los aspectos, que debe ser una prioridad en la estrategia de cualquier marca que quiera destacar. Se puede integrar en la estrategia de cualquier marca la gestión ambiental y hacerlo de una manera rentable con detalles como este. Empresas como ésta adaptan los productos que ofrecen a las leyes vigentes. Son bastantes los cambios que se pueden emprender desde la industria, como instalar paneles fotovoltaicos para mejorar la eficiencia energética, poner iluminación de bajo consumo o apostar por materiales reciclables en los productos y suministros.

Transforma los envases de tu negocio en favor de unos que sean más respetuosos con el medio ambiente, y además de luchar contra el cambio climático estarás adaptándote a la nueva legislación que exige que antes del año 2030 todos los envases de plástico del mercado sean de carácter reciclable o reutilizable. Reducir la huella de carbono es no solamente un objetivo moral sino incluso legal, y además es lo que los consumidores están esperando: empresas y marcas que contribuyan a una concienciación que ya está presente en la sociedad.

Quien actúe más rápido se llevará las ventas

Las empresas que aún no están cumpliendo ni siquiera con los cambios mínimos han de darse cuenta de hacia dónde va la sociedad. Cada vez más temas ambientales cobran importancia en la estrategia de cualquier empresa, destacando que las personas cada vez más se sienten atraídas por los productos con envase ecológico y se fijan en ellos en primer lugar en el momento de hacer la compra.

Para tomar la decisión sobre qué tipo de material puede encajar en los envases o embalajes que usas, consulta con empresas del tipo de Coplasem para que se pueda hacer un análisis de las particularidades que requiere tu marca. Los embalajes o bolsas que cumplan con lo que buscas han de hacerlo también con el cliente y con la legislación vigente. Y a nivel financiero, hay que tener en cuenta y valorar que con la sostenibilidad se reducen costes.

Cada vez más personas creen en la sostenibilidad

Según un estudio de la consultora Bain & Company, el 73% de los consumidores globales está dispuesto a cambiar sus hábitos de compra para reducir el impacto ambiental. Eso nos da una pista de cuánto puede revertir en la imagen y el consumo de una marca el hecho de que el embalaje industrial que utiliza sea atractivo para el consumidor.

Incluso los propios empleados valoran más a una marca que sea respetuosa con el medio ambiente, hasta el punto de que el 75% de los trabajadores de entre 18 y 34 años esperan que su empresa tenga prácticas sostenibles, según este estudio.

El emprendimiento empresarial en pro de la sostenibilidad favorece el cambio y hace que las empresas destaquen por su innovación. La sostenibilidad como estrategia empresarial es una de las claves del éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.