La importancia de los abogados en el mundo laboral

Un abogado es una figura crucial para la gestión y el crecimiento empresarial de cualquier negocio.

Este profesional ofrece seguridad en cualquier operación y toma de decisiones ya que su asesoramiento te ayudará a actuar siempre dentro del marco de la legislación vigente.

En un despacho de abogados se reúnen expertos profesionales de las distintas especialidades del derecho para servicios integrales y especializados.

Aquí podrás encontrar a un abogado que te ayude en las relaciones con tus empleados, para cerrar contratos con clientes o proveedores de forma provechosa o para ayudarte en el pago de tus obligaciones fiscales y un largo etc. De situaciones para las que se requiere actuar desde el ámbito legal.

¿Por qué es importante contar con un abogado?

En el mundo de las organizaciones, muchas actividades rutinarias conllevan requisitos legales.

Para evitar sanciones y problemas serios, es imprescindible conocer y cumplir las obligaciones legales civiles, mercantiles, laborales, administrativas y tributarias consecuentes.

El principal papel de un abogado es resolver incidentes y defender los derechos de sus clientes.

Es el responsable de proteger la empresa a nivel legal y de representar judicial y extrajudicialmente los intereses de las empresas ante entidades judiciales y administrativas. También es el encargado de presentar soluciones y de negociar en nombre de la empresa, siempre en busca de una decisión justa para las partes involucradas.

Asimismo, ofrecen asesoramiento en cuanto al papeleo y burocracia.

La asesoría preventiva que esta figura presta, es igualmente importante para prevenir posibles reclamaciones.

Existen muchas más situaciones que requieren la actuación de un abogado desde defender hasta proteger o acusar a otras entidades o personas físicas. Todo dependerá del ámbito de actuación y de la actividad de la organización que representa.

En este artículo presentamos 5 de las situaciones en las que se necesita la figura de un abogado a nivel empresarial.

Representación en concurso de acreedores 

El concurso de acreedores es un procedimiento judicial mediante el cual se procura que un deudor, en situación de insolvencia, pueda afrontar sus deudas con los acreedores. Es por tanto, un mecanismo de satisfacción de deudas y una solución de segunda oportunidad.

Las empresas solicitan el concurso de acreedores cuando les resulta imposible cumplir con sus obligaciones regulares.

El proceso suele ser bastante complejo que se divide en varias fases. Un abogado especializado en el derecho mercantil concursal puede acompañarte en esos momentos delicados. Este analizará tu situación financiera y te dará las mejores alternativas para poder seguir en el mercado cumpliendo tus obligaciones.

Relación con empleados

Los profesionales de la ley, se aseguran del cumplimiento de las obligaciones de todas las partes intervinientes en una relación laboral.

El departamento de Recursos Humanos es el responsable de los contratos, despidos, contracciones y todo tipo de gestiones relacionadas con las personas. Sin embargo, pueden darse relaciones más problemáticas con determinados empleados que acaban en discusiones o reclamaciones.

Si no se logra alcanzar un acuerdo beneficioso tanto para el trabajador como para la organización, será necesaria la ayuda de un abogado.

En los bufetes de abogados encontrarás profesionales especializados en el área laboral con pericia suficiente para defender los derechos de tu empresa.

Relación con terceros

Un mecanismo seguro y fiable para mantener relaciones a largo plazo es contar con el asesoramiento de un abogado. Estos profesionales, te ayudan a establecer compromisos equitativos y a largo plazo, con proveedores, distribuidores, socios y clientes.

Además pueden modificar, eliminar o añadir cláusulas a los contratos para defender los intereses de sus clientes.

Ampliar líneas de negocio

La adquisición de nuevos activos como terrenos o sedes físicas también demanda procedimientos legales para el tema de contratos y acuerdos.

Más allá de la propia negociación, el abogado deberá cerciorarse de todo lo que se estipula en el contrato. Debe corroborar que las condiciones sean las mismas que las pautadas en la negociación.

Otro proceso importante donde se requiere su intervención es la transferencia de la propiedad y todo lo relacionado con los documentos de compra-venta, actas, etc. Estas gestiones serán necesarias en un futuro para cualquier transacción fiscal que involucre la sede física.

Acusaciones y demandas

Tanto la competencia como los medios de comunicación, los clientes, trabajadores, socios o proveedores pueden llegar a presentar demandas contra la empresa por razones de lo más diversas.

Por supuesto es crucial prevenir estas situaciones tan desagradables. Y es posible con la ayuda de los profesionales de la ley.

Sin embargo, si tu negocio ya ha llegado a este punto, es importante actuar de inmediato.

El abogado se puede encargar de todas las gestiones necesarias para proteger tu empresa (investigación exhaustiva, consecución de pruebas, defensa legal y un largo etc. en función de la circunstancias).

Apertura de un nuevo negocio

La figura de un abogado es imprescindible desde el momento de adquisición de la infraestructura, tal y como se menciona anteriormente, hasta que cese su actividad.

Para la apertura de un negocio, este profesional, te respaldará en la gestión del papeleo inherente a registro de marcas y patentes, permisos, trámites burocráticos de lo más diversos, toma de decisiones adecuadas, resoluciones administrativas, etc.

Todo el proceso será mucho más rápido y eficiente con su ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.