Impuestos más importantes para autónomos y empresas

impuestos

Tanto las grandes empresas como las pymes y autónomos de nuestro país, se enfrentan a diario muchos retos.

Todo tipo de actividad económica está sujeta a impuestos y la Agencia Tributaria es el organismo principal que se encarga de aplicar y controlar el sistema tributario español. Los agentes económicos están obligados por ley registrarse en la Agencia Tributaria al iniciar cualquier actividad.

Si estás pensando en abrir un negocio propio y no tienes muy claro qué pasos seguir para cumplir tus obligaciones tributarias, es esencial que cuentes con el apoyo profesional de una asesoría fiscal en Madrid

Ser autónomo tiene muchas ventajas y supone cierta flexibilidad, sin embargo, como en cualquier actividad económica conlleva un arduo trabajo administrativo y obligaciones fiscales.

Impuestos y retenciones

Los impuestos son tributos que tienen que pagar tanto las personas físicas como las personas físicas, en base a la capacidad económica de los ciudadanos. No existe una compensación específica ya que se pagan al estado para conseguir los ingresos que soportan las necesidades colectivas.

Se define como retenciones a las cantidades que se detraen al contribuyente por el pagador de determinadas rentas, por estar así establecido en la ley, para ingresarlas en la Administración tributaria como “anticipo” de la cuota del Impuesto que el contribuyente ha de pagar.

Estas retenciones se compensan en las declaraciones de las rentas o de las empresas. Se suelen hacer de forma trimestral o mensual, dependiendo de tamaño o tipo de la actividad económica.

Quizás, las retenciones pueden llegar a ser un quebradero de cabeza en tu negocio.

Si eres autónomo, éstas vienen reflejadas en las facturas. En cambio, si eres una persona física, cuando emites una factura se retendrá determinada cantidad de dinero.

Impuestos importantes para autónomos y empresas

Modelo 303 formulario de la declaración trimestral del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El modelo 303 es aquel que utiliza cualquier profesional o empresario que desarrolle una actividad sujeta a IVA. Consiste en el pago fraccionado del IVA, diferencia entre el IVA de las facturas de venta y el IVA correspondiente a los gastos, que se debe abonar a Hacienda.

Este impuesto se presenta a través de las declaraciones trimestrales y al término del ejercicio, conjuntamente con el cuatro trimestre, se añade el resumen anual (modelo 390)

Vale la pena señalar que, este impuesto es uno de lo más importante para los autónomos.

Modelo 390

El modelo 390 es una declaración tributaria informativa de resumen anual. Este documento incluye todas las operaciones relativas a la liquidación del IVA, ejecutadas a lo largo del año natural. Es el equivalente anual al modelo 303.

Aunque es obligatorio, tiene un carácter meramente informativo por lo que no conlleva costes.

Aquellos sujetos pasivos que estén en la obligación de presentar autoliquidaciones no periódicas no tienen que presentar el modelo 390 del resumen anual, según lo dispuesto en el Reglamento del IVA en el artículo 71.7.

Están exentos de presentarlo los autónomos que tributan en módulos y los que se dedican al arrendamiento de bienes inmuebles urbanos. Tampoco están obligadas de presentar este modelo las grandes empresas, grupos de IV y las empresas inscritas en el régimen de devolución mensual de IVA.

Modelo 131 IRPF para autónomos

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es uno de los tributos más destacables del sistema tributario español, con base cívica que pretende contribuir a una economía más eficiente. Se fundamenta en los principios tributarios de progreso, equidad, justicia y redistribución de las riquezas.

Todas las personas residentes en España están obligadas de pagarlo. Esta declaración se hace trimestralmente a beneficio de la actividad económica que se ejecute. Además, se presenta por medio de una estimación objetiva organizada por módulos.

Grava los rendimientos de las actividades económicas,  y otras rentas, los rendimientos del capital(inmuebles y ahorros) y las posibles ganancias del patrimonio personal.

Modelo 111

Este modelo se presenta trimestralmente por autónomos, Administraciones Públicas, entidades, asociaciones y empresas. Mediante este modelo se declaran las retenciones que se hicieron en las nóminas de los trabajadores, en las facturas a otros profesionales, premios y ganancias patrimoniales e imputaciones de renta.

Según el Reglamento IRPF, artículo 108.1, aquellos autónomos o empresas que no tienen empleados y si durante el trimestre no se emiten facturas sujetas a las retenciones IRPF, están exentos de presentar el Modelo 111.

Modelo 100

Por último, el modelo 100 de la Agencia Tributaria es el documento que establece la devolución o el ingreso del IRPF. En general es obligatorio para todas las personas físicas contribuyentes que residen en España.

Si quieres emprender y triunfar como autónomo, estos son algunos de los requisitos básicos. Un asesor en estos casos puede ser un gran aliado para ahorrar tiempo y dinero y al mismo tiempo estar al día con tus obligaciones fiscales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.