Decora tu patio o terraza con tus plantas favoritas

Un estante para plantas al aire libre es imprescindible para exhibir sus plantas y flores, mientras agrega encanto a su espacio al aire libre.

Además, como cualquier solución de almacenamiento, estos soportes para plantas son invaluables para ayudar a ahorrar espacio en su jardín o patio. Mejor, algunos modelos incluyen ruedas, que te permiten mover tus plantas y flores en diferentes posiciones, dependiendo del clima.

En el mercado tienes a tu disposición muchas posibilidades en cuanto a materiales, funcionalidades o rangos de precios. Para ayudarlo a hacer la mejor compra posible, hemos reunido nuestras opciones favoritas para estantes para plantas al aire libre.

Los mejores estantes para plantas al aire libre son los que no solo soportan el clima, sino que sostienen las macetas de forma segura, mientras ocupan una cantidad razonable de espacio.

¿Cómo elegir un estante para plantas para tu terraza o patio?

¿Tu casa está repleta de plantas verdes y te gustaría poder guardarlas en el exterior? ¡Deberías considerar comprar estantes para plantas al aire libre!

Mucho más que una solución de almacenamiento, las estanterías también se pueden usar para vestir una terraza, un balcón o cualquier otra parte exterior de tu hogar para crear una pared vegetal ordenada y práctica.

Para elegir una estantería para plantas de exterior, te ofrecemos una completa guía de compra.

Los materiales

Hay varios materiales de diseño en el mercado para estantes de plantas:

  • Madera: un material cálido por excelencia, la madera es también un material natural y sólido. Por otro lado, requiere de un mantenimiento periódico para evitar que esté sometido a la intemperie (sol, lluvia, humedad y frío) y eventualmente se pudra o rompa. Un tinte, aceites protectores o tratamientos específicos están disponibles en las tiendas de bricolaje y son fáciles de aplicar. También hay estantes de fibra de madera contrachapada, pero son más populares para uso en interiores (de hecho, la madera que los compone no es accesible para el tratamiento, la humedad podría despegar el revestimiento decorativo).
  • Metal: el metal es un material sólido que se utiliza en la composición de muchas estanterías de exterior, ya sea como elemento principal o como estructura y herrajes. Robusto, el metal suele ser pesado y estable. Por otro lado, al igual que la madera, hay que tener cuidado en elegir una balda exterior metálica tratada contra la corrosión para que no se oxide con el tiempo.
  • Plástico: El plástico es un material que se encuentra muy raramente en el diseño de estanterías para plantas. La mayoría de las veces se trata de estantes bajos o pequeños en los que solo puedes poner unas cuantas macetas. Ligero, de mediana durabilidad, el plástico no es muy rígido y no soporta grandes cargas ni variaciones de temperatura que puedan debilitarlo.

El tipo de estante

Al igual que los diferentes materiales utilizados en el diseño de una estantería, puedes encontrar diferentes configuraciones de elementos:

  • La balda para colocar en el suelo: como su nombre indica, todo lo que tienes que hacer es montar las tablas juntas y poner la balda en el suelo antes de poner tus plantas encima.
  • La estantería rinconera: siguiendo el mismo principio que la estantería para poner en el suelo, existen modelos rinconeros capaces de vestir un rincón de tu exterior.
  • El estante de pared: para espacios reducidos, es posible fijar un estante de pared disponible en diferentes formas (círculo, cuadrado, etc.) Obviamente, todos estos tipos de estantes se comercializan en diferentes formatos.

Tamaño y robustez

Como vimos con el criterio anterior, existen estanterías de diferentes tamaños para que se puedan adaptar a todas las superficies exteriores. Si tiene poco espacio, un modelo colgante o de esquina probablemente sea una buena opción. Por otro lado, si tienes muchas plantas para almacenar, probablemente será preferible un modelo grande de estante o, si es necesario, varios estantes pequeños.

Sin embargo, tenga cuidado, asegúrese de respetar el peso máximo de carga indicado por el fabricante y de no sobrecargar demasiado su estante: sus plantas deben poder respirar y estar dispuestas con suficiente espacio para florecer.

Los accesorios

Puedes encontrar estantes cuya parte inferior tiene puertas de almacenaje (ideal para guardar macetas vacías o tierra para macetas). Otros pueden venderse con funda, ideal para proteger tus plantas de las heladas o el viento. Algunos modelos pueden equiparse con un doble sistema de fijación: en el suelo y con fijación a la pared (se utilizan tornillos para mantener el estante en su lugar). Por último, existen algunas referencias que están equipadas con ruedas para poder moverlas con mayor facilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.