Contrato – toda la información de la A la Z

El contrato es el acuerdo de voluntades dirigido a crear obligaciones. Sus elementos esenciales son el consentimiento, objeto y causa. El contrato nace con la perfección del mismo, que tiene lugar con el concurso de la oferta y la aceptación de la misma sobre la cosa y la causa.

Los elementos del contrato se designa a aquellas condiciones que lo integran y que contribuyen a la formación y validez del mismo.Se suelen clasificar los elementos del contrato, como negocio jurídico que es, en esenciales, naturales y accidentales:

Esenciales son aquellos sin los que el contrato no puede darse, es decir, no existe.

Naturales son los que acompañan normalmente al contrato, como derivados de su índole peculiar y se sobreentiende o presumen por la ley, pero pueden ser excluidos por la voluntad de las partes (por ejemplo, la responsabilidad por evicción por defectos legales o vicios redhibitorios, por defectos materiales ocultos).

Accidentales son los que solo existen cuando las partes los agregan expresamente al acto para limitar o modificar sus efectos normales (tradicionalmente la condición, el término o plazo y el modo). Nosotros nos referiremos únicamente a los esenciales remitiendo los restantes a la teoría general de negocio jurídico.

Ejemplos de contratos cotidianos

En la actualidad el contrato es un instrumento económico para negociar, para satisfacer necesidades. Se utilizan contratos para acordar prestaciones de servicios, de productos, locaciones, entre otros.

Hoy en día el contrato es un método económico para negociar y para satisfacer necesidades.  Utilizamos contratos para pactar prestaciones de servicios entre otras cosas:

El intercambio de cosas por dinero

La simple compra de electrodomésticos, muebles, coches, material deportivo etc da origen al contrato de compraventa. En el caso de que el intercambio nos es por dinero (cosas por cosas) al contrato de permuta

El alquiler

El contrato de arrendamiento de cosas es el contrato típico que todos conocemos.

Cuando una de las partes contratantes se obliga a proporcionar a la otra, mediante el pago de un precio, el uso y disfrute temporal de una cosa (fincas rústicas y urbanas; camiones, etc.) nace el contrato de arrendamiento de cosas. Aquí el intercambio es también de cosa por dinero solo que, a diferencia de la compraventa, la cosa no se da en propiedad sino se entrega temporalmente para ser devuelta después; se trata de un contrato típico.

Servicios por dinero

  • Cuando uno de los contratantes ofrece sus servicios o se compromete a realizar temporalmente una actividad como el mantenimiento de los ascensores de una comunidad de propietarios; la actividad desarrollada por las agencias de viajes; etc.) frente al otro, a cambio de un precio o contraprestación convenido, surge el contrato de arrendamiento de servicios. Aquí se intercambian servicios por dinero.

Contrato de trabajo

Si la prestación de servicios se produjera en un entorno donde una de las partes los presta subordinadamente por cuenta de la otra y bajo su dirección, a cambio de una retribución, estaríamos frente a un contrato de trabajo en cualquiera de sus modalidades:

Indefinido

 Temporal 

De formación

 De prácticas.

 Este intercambio de servicios por salario, entre trabajador y empresario, origina un contrato laboral.

Contrato de obra o de ejecución de obra

  • Cuando una empresa se obliga frente a la otra a ejecutar una obra determinada en su beneficio como, la construcción de un edificio; la confección de un traje; la construcción de un buque; la realización de una escultura o un cuadro; la emisión de un informe de auditoría a cambio de un precio, origina el contrato de arrendamiento de obra .

Préstamo de dinero

  • Cuando una persona entrega a otra dinero y lo devuelva después –conjuntamente con el pago de un interés- se da origen al contrato de mutuo o simple préstamo de dinero.

Contrato de depósito

  • El mejor ejemplo son las empresas de guardamuebles. Cuando un depositante entrega una cosa al depositario, para que ésta la guarde y se la devuelva, nace el contrato de depósito.



Contrato de hospedaje

  • Cuando una de las partes contratantes, como una empresa de alojamiento hotelero se obliga a proporcionar alojamiento a la otra, el huésped, junto con otros servicios extra, nace el contrato de hospedaje.



¿Por qué es importante en la sociedad?

Escriturar y firmar un contrato implica dejar constancia de los derechos y de las obligaciones que de éste surgen para las distintas partes, así como de las condiciones y de las cláusulas pactadas.

Esta parte es muy importante en caso de existir dudas o conflictos jurídicos sobre el cumplimiento del contrato ya que siempre se pueden contrastar los hechos con lo que viene estipulado en el contrato y con lo que las partes pactaron.

¿Qué tipos de contratos podemos encontrar?

COMPRAVENTA

El contrato de compraventa es el contrato en virtud del cual una parte –vendedor‒ se obliga a transmitir una cosa o derecho a otra –comprador‒ a cambio de que esta se obligue a pagarle una suma de dinero llamada precio.

CONTRATO DE PERMUTA

La permuta es la fórmula jurídica del cambio directo o de cosa por cosa y el antecedente histórico de la compraventa. En la actualidad, tiene al lado de esta una importancia muy secundaria.

DONACIÓN

El significado etimológico de donación es muy simple y representa la transmisión o donación hecha por puro espíritu de liberalidad . Pero su calificación técnica no es tan fácil como pudiera creerse, ya que comprende numerosas figuras jurídicas. Por ello, cabe distinguir una concepción amplia y otra más restringida, conforme a la realidad jurídica de la donación:

  • Concepción amplia. En este sentido, se llama donación a todo acto de liberalidad, entendiendo por tal el acto gratuito. Este concepto tiene el inconveniente de su propia amplitud, ya que comprende numerosos contratos que son o pueden ser gratuitos: comodato, mutuo sin interés o depósito gratuito.
  • Concepción estricta. En este sentido, la donación se configura como un acto por el que el donante se empobrece en una fracción de su patrimonio en provecho del donatario, que se enriquece con ella, con ánimo de liberalidad.

ARRENDAMIENTO DE OBRA Y SERVICIO

Aquel contrato por el que una de las partes (contratista o arrendador) se obliga a ejecutar una obra (una obligación de resultado, no de actividad) a favor de otra parte (comitente o dueño de la obra, arrendatario) por precio cierto.

Al no especificar la clase de obra, podrá ser cualquiera que implique la modificación de una realidad física preexistente, desde la creación ex novo a la simple reparación o modificación.

 CONTRATO DE MANDATO 

El concepto del contrato de mandato:: «Por el contrato de mandato se obliga una persona a prestar algún servicio o hacer alguna cosa, por cuenta o encargo de otra».

Esta definición es tan amplia que puede confundirse con el damiento de servicios.

¿Cómo saber cuando un contrato es válido?

Para que un contrato pueda considerarse válido se requiere:

Consentimiento de los contratantes

Objeto del contrato

Causa de la obligación que se establezca.

A estos requisitos tradicionales del contrato se le suma el estudio de la capacidad de los contratantes y la forma que debe ser observada en algunos contratos.

Fuentes del artículo: El contrato jurídico, por Pro Quo Abogados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *