Consejos para mejorar la circulación en la oficina

circulación

El sistema cardiovascular es un sistema de transporte natural del cuerpo humano que proporciona la energía necesaria para mover la sangre por el organismo.

Cuando un individuo mantiene una determinada postura (sentado o de pie), durante largos períodos de tiempo, este sistema se puede ver alterado.

El Dr. Juan Vidal Insua del Hospital Vithas Fátima, cirujano vascular especialista en el área de angiología, afirma que las consecuencias de las alteraciones del sistema circulatorio en las piernas, puede conllevar dolor de tobillos, pesadez, hinchazón y varices, entre otros.

Si eres de los que pasan muchas horas sentadas en una silla de oficina y quieres evitar sufrir insuficiencia venosa en las piernas (IV) entonces, este artículo es para ti.

A continuación, daremos algunos consejos básicos que pueden ayudarte a mejorar la circulación de tus miembros inferiores.

Di adiós a las molestias en las piernas

Mantener un postura ergonómica durante la jornada laboral no es nada fácil. Se suelen experimentar varias etapas:

Durante la primera hora de trabajo normalmente se mantiene una postura adecuada.

Con el paso del tiempo, empezamos a dejar de manter recta la espalda para echarnos para adelante o recostarnos en la silla. Normalmente empezamos a cruzar las piernas o apoyarlas en la parte inferior de la silla, lo que conlleva el entumecimiento de las mismas o incluso calambres.

Para no hablar de los brazos y el cuello.

Experimentar estos estados puede acarrear varias consecuencias negativas a medio y largo plazo, como por ejemplo piernas cansadas, pies hinchados, aparición de la celulitis, etc.

Si el horario de tu trabajo es complicado y no puedes levantarte de forma periódica para descansar las piernas, la mejor alternativa es que comiences a plantear nuevos cambios.

Consejos para mejorar la circulación de las piernas

La forma más sencilla y segura para aliviar estas molestias es practicando alguna actividad física (caminar, correr, nadar) y por supuesto comiendo sano.

También se consiguen mejorías con medicamentos especializados en aliviar los síntomas de la insuficiencia venosa, como por ejemplo Venosmil.

Los especialistas del área vascular recomiendan Venosmil por sus numerosos efectos positivos en el sistema venoso de los adultos.

Su componente activo, la hidrosmina puede aumentar el tono de las venas y  de los vasos capilares. De este modo, el sistema cardiovascular se verá enormemente beneficiado.

Otro consejo práctico para aliviar las molestias y mejorar la circulación de las piernas, es el uso de las medias terapéuticas. El profesional médico especialista o farmacéutico valorará la talla y el nivel de compresión necesarios para cada paciente.

Tumbarse y levantar los pies por encima del nivel de corazón durante la hora del descanso, también es aconsejable para el buen funcionamiento de las venas.

La hidratación, tanto por dentro como por fuera, juega un papel fundamental para mejorar las dolencias en las extremidades. Por eso, se recomienda beber 2 litros de agua al día.

Es muy beneficioso también, hidratar la piel con crema para mantener la elasticidad y la circulación sanguínea de las zonas más afectadas.

Una dieta equilibrada rica en fibrap, frutas y verduras, así como el bajo consumo de sal te ayudarán a retener menos líquidos. Como resultado, mejoran la circulación y te mantendrá alejado del sobrepeso.

Una ducha y un masaje tras la jornada laboral también puede ser una solución para este tipo de malestares.

Al finalizar la ducha, se recomienda aplicar agua fría en las pantorrillas de arriba abajo y emplear algunos de los productos especializados para aliviar las dolencias y la pesadez, disponibles en https://venosmil.com/.

Ejercicios para mejorar la circulación

Uno de los ejercicios para mejorar la circulación en la oficina se realiza sentado.

Pega la espalda al respaldo de la silla y apoya toda la planta de los pies en el suelo. Procede a apoyar las puntas, baja de nuevo a nivel del suelo y posteriormente apóyalos en los talones y vuelve a la posición inicial. Repite este ejercicios 20 veces.

Otro ejercicio para el cual no hará falta levantarte de la silla es:

  1. Separa y junta las puntas de los pies.
  2. Balancea los pies ligeramente de los dedos a los talones.
  3. Eleva los talones y apóyate en la punta de los pies. Haz 20 repeticiones.
  4. Con las piernas separadas al nivel de las caderas, presiona los dedos de los pies contra el suelo, sin levantar los talones durante 3 segundos. Repite este ejercicio 20 veces.

Adoptar una buena postura en la oficina te ayudará a evitar serios problemas de lumbares y circulatorios. Sigue al pie de la letra las recomendaciones ergonómicas de la organización.

Cambiar de forma periódica de postura y los descansos periódicos o incluso levantarse un minuto de la silla es igual de importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.