Consejos para elegir una buena pizarra de oficina

Dentro de la gran cantidad de materiales que se necesitan en una oficina, las pizarras juegan un papel trascendente porque son una base de comunicación en equipo que facilita la generación de ideas, el entendimiento de procesos y controlar una agenda de actividades, entre otras funciones.

Cuando estamos en pleno proceso de equipamiento de espacios laborales, comprar material de oficina pasa por evaluar las múltiples alternativas que ofrece el mercado para escoger las más convenientes. En el caso de las pizarras, hay que conocer los diversos tipos que hay disponibles, así como tomar en cuenta el uso que se le dará para que tales artilugios duren más tiempo y se puedan aprovechar al máximo.

¿Cuáles son los tipos de pizarras que hay en el mercado?

Hace tiempo atrás la pizarra más común y más utilizada era la de tiza. Eran sumamente populares en las escuelas y universidades, pero el polvo que se produce al escribir, así como la dificultad de borrar o sacudir los borradores, las convierte en una opción poco práctica, en especial si se emplean en una oficina.

Por suerte hay pizarras más prácticas y que compaginan mejor con la elegancia y pulcritud que debe preservarse en un espacio ejecutivo como lo es una oficina. Veamos las más usadas.

Pizarra blanca

Este tipo de pizarra es mucho más higiénica, ya que no se tiene que lidiar con el polvo que desprende la tiza. En sustitución de esta, usamos los rotuladores, cuya tinta está especialmente elaborada para que se pueda borrar con facilidad de esta superficie.

Otra ventaja es que, al haber marcadores de diversos colores, podemos jugar con estos tonos para resaltar líneas de textos, símbolos, dibujos y demás detalles que nos permitan expresar mejor las ideas e información que queremos desarrollar.

También se pueden elegir en diversos tamaños. Lo ideal es tomar las medidas del espacio donde se quiere instalar para comprar la correcta. De este modo estaremos garantizando que quienes se coloquen en frente de la pizarra puedan visualizar bien lo que se escribe. Es una alternativa muy utilizada en las oficinas.

Pizarra magnética

Es otro tipo de pizarra novedosa, práctica y multifuncional. Su principal característica es que está fabricada en metal, lo que añade la posibilidad de utilizar imanes para organizar notas, la agenda laboral o el espacio de trabajo.

Se puede decir que funciona como una especie de cartelera que ayuda a tener fijados mensajes, recordatorios, algún documento trascendente que se debe tener a mano en todo momento, etc.

Lo mejor de estos dos modelos de pizarra es que no requieren de un intenso mantenimiento para reutilizarse. Son productos que pueden durar mucho tiempo, ya que son resistentes ante el desgaste. Sin embargo, la elección de una u otra (incluyendo la de tiza) recae en la intensidad del uso o frecuencia.

Por último, hay que señalar que, así como hay que tomarse el tiempo para elegir el tipo de pizarra idónea para una oficina, se debe analizar bien la selección de todo tipo de material para que esta funcione de manera eficiente. Aliarse con tiendas especializadas en la venta de estos productos es la mejor idea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.