Cómo ahorrar en costes de impresión

La impresión es una herramienta esencial hoy en día en muchos negocios, pero si no se gestiona correctamente puede suponer una gran pérdida del presupuesto que se destina a esta tarea. Son muchas las empresas que desconocen el coste de impresiones real en su negocio y lo cierto es que, según la consultora IDC, los costes de impresión representan entre el 1% y el 3% de los gastos de una empresa.

Sin embargo, es relativamente sencillo conocer los costes reales de impresión y, a través de ciertos hábitos que podemos poner en marcha en el trabajo se pueden reducir. Te contamos cómo ahorrar en costes de impresión.

Imprime lo realmente necesario

Si estás pensando en imprimir un documento de 10 páginas, del cual solamente necesitas un par de ellas, plantéate si es realmente imprescindible imprimirlo entero o incluso, si es necesario imprimirlo en alta calidad.

Imprime únicamente las páginas que necesites y, si se trata de un documento que no va a ser presentado, incluso puedes decantarte por la opción de “Imprimir en borrador”.

Compra cartuchos compatibles garantizados

Los avances tecnológicos han permitido que la industria de los consumibles siga desarrollándose y, hoy en día, podemos encontrar una gran variedad de cartuchos compatibles de alta calidad similar a los cartuchos originales. Con el presupuesto destinado a la compra de consumibles es fácil encontrar cartuchos baratos, ahorrando en costes de impresión.

No importa la marca de tu impresora. Es posible encontrar cartuchos compatibles para prácticamente todos los modelos de impresora; por lo que si necesitas tinta impresora Canon o de cualquier otro fabricante encontrarás seguramente los consumibles para tu dispositivo a un mejor precio que los originales.

Estos consumibles no solo tienen un precio más competitivo que los cartuchos originales; sino que, además contienen más cantidad de producto, lo que alarga su reemplazo y ayuda a crear menos residuos.

Activa el modo espera en la impresora

Aunque este punto no esté tan relacionado con la impresión en sí, es importante tenerlo en cuenta para el cómputo global del ahorro en costes de impresión.

Algunas impresoras, en este caso ocurre más en las de tinta, utilizan más producto al arrancar para imprimir después de haber estado apagadas durante un largo periodo de tiempo. Por eso, si activamos el modo espera a la larga notaremos un ahorro en tinta.

Pequeñas acciones como estas podemos aplicar en la oficina para reducir los costes de impresión. Sin apenas esfuerzo, a la larga supondrá un gran ahorro para el negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.