Bombas de calor: ¿Qué sistema elegir?

Para calentar el agua en nuestro hogar y lograr la temperatura idónea una de las posibilidades con mayor aceptación y gran funcionalidad es el uso de la bomba de calor.

Gracias a este aparato podemos obtener agua caliente sanitaria de una forma cómoda en cualquier momento, y especialmente en los meses de invierno, época del año en la que más la utilizamos a diario tanto para la higiene personal como para otros usos, como puede ser lavar los platos.

Pero la bomba de calor no sólo funciona con un único sistema, sino que sus posibilidades son diversas y varían en función de la fuente que emplean para obtener el calor.

De este modo, podemos hablar de:

– Sistema aerotermia

Son bombas de calor en las que el calor se extrae directamente del aire exterior. Como el aire es una energía natural e inagotable, las bombas de calor de aerotermia pueden considerarse sistemas de alta eficiencia, ya que emplean energías renovables.

Este sistema es el que encontramos en la bomba de calor para agua caliente Ariston, con un ahorro de energía de más del 70% comparado con el gasto producido por un termo eléctrico tradicional.

Otra de sus ventajas es que se trata de un sistema muy silencioso y que no produce ruidos molestos en el interior de la vivienda, con modelos muy discretos que son realmente fáciles de instalar, por lo que el coste de instalación es bastante económico.

Siempre será más recomendable su instalación en zonas donde el clima sea cálido para que la bomba de calor sea más eficaz.

– Sistema geotermia

En las bombas de calor geotérmicas la fuente de calor proviene de la propia tierra, y en concreto del calor que se produce en ella constantemente.

Es también un sistema que utiliza una energía limpia y renovable, con un gran rendimiento para tener agua caliente los 365 días del año. No importa si se instalan en zonas donde las temperaturas son bajas, puesto que el rendimiento no variará.

A diferencia de las bombas de calor por aire, las geotérmicas se suelen instalar más en viviendas unifamiliares, aunque también es posible hacerlo en otros edificios, pero se deben realizar una serie de perforaciones en el terreno. Esto implica a su vez, que es recomendable hacer un estudio previo del terreno en cuestión.

– Sistema hidrónico

Utilizan el agua obtenida de acuíferos, ríos y otros espacios mediante un sistema de circuitos hidráulicos. Son sistemas mucho más complejos que los dos anteriores, pero al igual que ellos, no queman ningún combustible fósil para conseguir agua caliente, por lo que también se trata de un sistema de energía renovable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.