5 Cosas que debes saber sobre la gestión financiera de tu empresa

La gestión financiera, es uno de los pilares fundamentales de cualquier organización. Es un proceso bastante complejo que consiste en analizar, comprender, obtener y utilizar los recursos económicos de forma eficiente para alcanzar la seguridad financiera.

Mediante este mecanismo se define cómo se deben financiar las operaciones, cómo se deben administrar los fondos y en qué invertir para alcanzar el objetivo último de una empresa.

Por otra parte, contribuye a mejorar el bienestar de los empresarios, a aumentar el capital invertido y a poner en marcha medidas preventivas y correctivas para alcanzar el éxito.

Dentro de la gestión financiera, es muy importante asegurar la liquidez de la empresa y maximizar resultados, lo que se conoce como el presupuesto de tesorería.

En este artículo, analizaremos algunos aspectos de la gestión financiera y explicaremos resumidamente qué es el presupuesto de tesorería.

La gestión financiera de una organización

Tener conocimientos financieros y de contabilidad puede ayudar a una empresa a evitar ciertos riesgos que pongan en peligro su liquidez y que perjudique el proceso de alcance de los objetivos.

Una buena gestión financiera ayuda a administrar de manera óptima los recursos y las relaciones financieras disponibles para asegurar la continuidad de la empresa en el mercado a corto, medio y largo plazo.

¿Qué es el presupuesto de tesorería?

Una buena gestión de la tesorería puede evitar deudas innecesarias, el impago de impuestos y demás  gastos por falta de liquidez, así como las sanciones derivadas.

El presupuesto de tesorería se refiere a la previsión financiera de una empresa  durante un ejercicio económico. Para ello se recoge información contable de los diferentes departamentos y se transforman en flujos de cajas reales, en datos monetarios de entrada y salida de dinero.

Consiste básicamente en un documento que refleja las previsiones de entradas y salidas de dinero de un determinado periodo de tiempo con el objetivo de obtener una visión a largo plazo de los fondos disponibles. Mediante este instrumento basado en la gestión, planificación y control de liquidez, la organización podrá ser consciente de las necesidades de inversión y/o de financiación y tomar medidas oportunas.

Revisión de estados financieros

La revisión de estados financieros consiste en un análisis detallado de la naturaleza del negocio y de los procedimientos analíticos aplicados a los datos financieros con el fin de asegurarse de que la información financiera está  acorde al marco contable vigente.

Normalmente es realizada por un auditor independiente o contable público junto con el equipo gerente y el resto del personal.

Mediante este proceso se determinan los procedimientos más adecuados para sacar una conclusión sobre el estado financiero de una compañía y mejorar las prácticas contables.

Se puede solicitar una revisión del estado financiero antes de una auditoría.

Realiza previsiones (presupuesto de tesorería)

El presupuesto de tesorería consiste, básicamente, en la previsión financiera de una empresa. Su objetivo es asegurar la salud financiera y reflejar los pagos y cobros que debe realizar la empresa.

Es más que nada una previsión, más no un resultado, es decir, está basado en los presupuestos de ingresos y gastos.

El presupuesto de tesorería se compone de diferentes elementos:

Saldo inicial

Cantidad de dinero con el que cuenta la empresa.

Actividades de explotación

Flujo de ingresos y gastos de las actividades principales de la compañía.

Operaciones del capital

Cobros y pagos procedentes de las inversiones y la financiación que recibe la empresa.

Operaciones del circulante

Se pueden incluir el pago de las cuotas de préstamos, pago de impuestos o el pago de los intereses de las deudas.

Control de fechas de cobros y pagos

Otro de los elementos fundamentales para la buena gestión empresarial es el control y la gestión de los cobros y pagos de un negocio.

Es sumamente importante el derecho al cobro, al igual que el cumplimiento de las obligaciones de pago. Hay que tener muy en cuenta las fechas de vencimiento y plazos para un excelente flujo de tesorería. Nuestra recomendación es fijar algún tipo de alerta para saber cuándo no se han producido los pagos y los cobros en un determinado periodo.

Este control se diferenciará en dos bloques de cobros y pagos:

Documentos vía factura

En caso de los cobros, son todos aquellos referentes a la facturación a clientes. Mientras que en el caso de los pagos, son aquellas facturas de proveedores de pagos fijos o variables.

Documentos que no se hacen vía factura

En este caso, los cobros podrían ser bien sean préstamos, subvenciones, y entre otros. Por su parte, en los pagos podrían ser nóminas, seguridad social, etc.

Establece objetivos con plazos y prioridad

Establecer objetivos, para cualquier empresa debería ser una prioridad. Para poder diferenciar entre lo importante y lo urgente, y priorizar, estos deben tener un plazo determinado.

Tipos de objetivos

  •   Largo plazo: También se conocen como objetivos estratégicos; su plazo suele ser de cinco a tres años.
  •   Medio plazo: Son objetivos tácticos de la empresa, y están basados en el objetivo general.
  •   Corto plazo: También llamados objetivos individuales, pues, son los que cada empleado debería alcanzar en el ejercicio de sus funciones.

Mide los resultados financieros con ratios:

endeudamiento, rentabilidad, punto de equilibrio,

liquidez

Los índices financieros tienen una gran relevancia en cualquier empresa ya que aportan datos de medida y comparación para comprender el estado financiero. Son indicadores claves que se analizan en grupos para darnos una visión más completa. Aunque existen una gran variedad de ratios, destacaremos en este punto los más importantes y comunes para todo tipo de actividades empresariales.

Endeudamiento

Dicho factor muestra cuánta deuda usa una empresa para financiar sus activos, que serían sus recursos. Este nos da información sobre posibles desequilibrios financieros entre deudas y patrimonio.

Rentabilidad

Es un indicador financiero de la capacidad que tiene una empresa de generar recursos para poder hacer frente a los gastos y además obtener beneficios.

Mide resultados y puede también dar indicios sobre la capacidad del negocio de perdurar en el tiempo.

Punto de equilibrio

Este ratio indica la cantidad de ingresos que se requerirán para poder cubrir los gastos fijos antes de poder obtener una ganancia. Mide el grado de apalancamiento operativo, nivel de producción o ventas mínimas necesarias para cubrir exclusivamente gastos fijos.

Liquidez

El indicador de liquidez determina el grado de solvencia o la capacidad de la organización para responder a los compromisos económicos a corto plazo o  la estabilidad financiera.

Un diagnóstico financiero otorga información imprescindible y valiosa para tener la seguridad y continuar compitiendo en el mercado laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.